+52 1 55 14 65 52 87
menacalvert@hotmail.com
Todos los días 9:00-17:00

Single Blog Title

This is a single blog caption
19 Ene 2017

Analogía de lo importante

/
Posted By
/
Comments0
Llegué hace una semana a India y son muchos los temas que me gustaría tocar donde podemos entender distintas formas de ver, experimentar y vivir la vida pero por lo pronto tocaré la analogía de lo importante.
Creo que cada cultura tiene mucho que aportar y luego pienso que ninguna es totalmente perfecta o completa y pienso que si pudiese combinar unas con otras, sería más fácil ver un poco más la perfección, pero como sabemos eso en este tercer plano que experimentamos no existe como tal, es en lo imperfecto en donde tenemos oportunidad de completarnos y es con la conciencia que podemos ver que puede llenarnos más. A pesar de que estamos viendo tiempos en donde todos estamos sintiendo y viendo la sombra dentro y fuera de nosotros, esto solo es una oportunidad para poderlo acomodar y trabajarla aunque no sea tan grata la experiencia pero si una bendición para crecer.
En occidente desgraciadamente se ha vendido mucho la idea de que es en lo externo lo que nos hará sentirnos más completos o vivos y desgraciadamente eso no ha sido la realidad. Evidentemente hasta cierto punto todos tenemos ciertas necesidades que completar como un techo, comida, estar cubiertos del frío etc., pero el error es creer que el tener en demasía cosas que ni siquiera necesitamos es lo que nos hará felices.
Mientras estoy aquí en la India, puedo observar la poca importancia que le dan a lo externo y cómo teniendo tan pocas cosas materiales tienen mucho internamente (como la familia, valores, espiritualidad y mucho corazón), lo que hace que se vean más felices y sonrientes mientras les sobra lo material; lo que me regresa a que alimentar el espíritu es a lo que debemos volver a poner nuestra atención y a hacer algo al respecto.
Aquí en Delhi por ejemplo, podemos ver un caos extraordinario donde pueden convergir miles de autos, rickshaw, took took, vacas y personas caminando, pudiendo inclusive rozar un coche con el otro, o con un rickshaw o took took y la persona de al lado no se va a molestar en bajarse y pelearse por un raspón a un vehículo que de lo que sirve es para transportar y no para presumir. Esto es algo que a mí por lo pronto me sorprende y agrada, porque lo normal es ver a los coches todos rayados sin que eso sea lo importante en sus vidas.
Yo digo que el claxon es el segundo volante de los coches y puedo ver que el ego de uno al sentir el claxon del de al lado, en frente, atrás etc. se toma como un “Ahí te voy”, y el otro se acomoda y busca acomodarse de la misma forma sin tomárselo personal o mejor aun, sin enojarse.
Pienso en cuanta energía desperdiciada ponemos en enojarnos por cosas así o en cómo cuidamos más lo material que lo que más amamos o algo mayor importancia para nosotros como nuestros seres queridos.
Aquí puede ser la mayoría que no tenga mucho dinero, pero muchos tienen una madre, esposa, hijos que los esperan felizmente en la casa, y la mayoría comen de lo que sus amados les preparan y buscan un lugar que encuentren de pasto para compartir eso que traen de casa con sus compañeros y poder acostarse en él aunque sea un segundo sintiendo el sol contaminado.
Pude ver como en la pobreza más profunda, un vagabundo jugando con dos niñitas de 2 años al té y pensaba en cuántos adultos se dan el tiempo para jugar con el vecino o el niño de enfrente; eso que hace que la vida sea más verdadera. Mientras, otros se dedican la mayor parte de sus vidas a trabajar sin regalarse muchos tiempos como estos y aunque es el otro extremo (el vagabundo que no trabaja) se ven más vivos. Tienes que realmente verlos, entender que hay algo más allá de la pobreza en que viven. A partir de aquí surge una pregunta, ¿cuál es el punto medio?
Además de esto, como decía, ningún país es perfecto y lo que no tienen unos, tienen los otros. Aquí evidentemente sería maravilloso que a estas sonrisas tan puras pudiéramos darles un buen aire, zapatos, un techo y ciertas cosas que desgraciadamente el dinero sí te da.
Por otro lado, cuando uno ve la calidad de comida que tienen los que todavía comen desde sus casas y productos frescos, vegetales, frutas y tantos condimentos tan saludables, eso evidentemente compensa la otra parte haciéndolos mas fuertes y sanos que les puede quitar la calidad de aire.
Siempre he pensado que la prueba final para un meditador es hacerlo en el peor de los caos y no en la paz absoluta, donde es más fácil. Es en India donde se entiende también a los mejores meditadores porque si en este ruido, con tanta gente, donde se siente tanta energía, se huelen tantos olores, se prueban tantos sabores y uno mantiene su centro es más verdadero que el que solo se va aun monasterio para lograrlo.
Pienso que lo hermoso de abrirse a nuevas culturas, países, tradiciones, comida, etc es lo que nos ayuda a ver qué parte es la que nos hace falta trabajar pero también a lo mejor es el que tenemos que valorar que tenemos. Y es eso que tenemos lo que podemos compartir con otros. Como dirían los Mayas, “cada quien vino a compartir su esencia, y eso es lo que nos hubiera hecho más completos”, pero se nos olvidó y pensamos que lo nuestro es para uno y no compartir y que destruir lo del otro es mejor cuando no entendimos el verdadero mensaje. No hay nadie que tenga la verdad absoluta y es en abrirse a lo que tiene que compartir el otro y a uno compartir lo suyo sin imponer lo que a este mundo lo podría hacer más balanceado y sobretodo a ti y a mí como raza humana.
Así que si estas leyendo este artículo te invito a compartir un cachito más de este lado del planeta del 20 de marzo al 2 de abril para que vivas un Viaje donde puedas abrir tus sentidos y experimentar eso que te hace falta y soltar eso que te sobra, a quitarte prejuicios y ver con los ojos más importantes que son los del corazón.
Namasté

Leave a Reply